Deconstruye | Andanzas de una rural woman
417
post-template-default,single,single-post,postid-417,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Andanzas de una rural woman

@ruralwoman |

Hace un tiempo que volví al pueblo. Conmigo regresaron los sueños de juventud y el desgaste del tránsito. El tiempo pasa y la vida con él. Nada es como era, yo tampoco soy la misma. He vuelto ligera de equipaje, desnuda, sin adornos. Lo efímero nos obliga a una reducción a lo esencial. ¿Alguna vez te has parado a pensar en que lo que vives no es para siempre? ¿O sí que hay algo que permanece?

No soy neorrural porque nací aquí. No solo consumo alimentos biológicos, ni soy fan de infusiones, própolis u otras hierbas medicinales. Tampoco soñaba con cambiar de vida ni con dejar la urbe e irme a vivir al campo en busca de tranquilidad y contacto con la naturaleza, pero sé que éste también es un tiempo favorable, un momento oportuno. Encontrar la puerta no siempre es fácil -ni para avanzar ni para salir de los recuerdos-, pero mantenernos despiertas, atentas, en camino, pese a no ver la senda a recorrer es un reto para todos los sentidos.

Aquí el día se levanta tranquilo. Solo los tractores, con su paso firme pisando el asfalto quebrado de las calles, rompen el silencio. Nada distingue el lunes del martes o de cualquier otro día de la semana. Milesio llega cada mañana tocando el claxon a las puertas de las casas y las mujeres acuden ataviadas con sus batas enguatadas a por el pan recién hecho y algunas tortas de aceite. Es el primer corrillo del día, donde se comentan los avatares y cotilleos de la jornada anterior. Son la misma gente –y casi las mismas batas- que llevo viendo desde que nací, pero el inexorable paso de los años no da tregua y hace mella en la improvisada y, cada vez más menguada, reunión. Faltan los seres queridos, con nombres propios… Vamos pasando. Y quizá sea esto lo que constituye la enjundia de la vida.

Los cañones de las chimeneas van saludando el nuevo día y el pueblo comienza a llenarse de humo. En cada casa hay acopio de leña procedente de la tala de los olivos para toda la estación fría. El fuego permanecerá encendido hasta que la madrugada lo apague, tal vez, sin ningún interlocutor que lo mire y se deje embaucar por su misterio. Cuando era pequeña mi abuelo gastaba la tarde contándonos historias en torno a la lumbre. Eran historias de guerras y escasez, de hambruna y hostilidad pero también de vidas que, de la nada, se fueron irguiendo.

Miro por la ventana y el tiempo parece detenerse. De repente, brilla una luz especial. Se abre improvisamente una perspectiva inesperada que ilumina interiormente. ¿Conocéis esa sensación? Y recuerdo las palabras de Mello: «Si lo que deseas es amar, entonces ponte inmediatamente a mirar; pero tómatelo en serio. Tómate tiempo para mirar asombrado la naturaleza, el vuelo de un pájaro, la lozanía de una flor, la caída de una hoja seca, el fluir de un río, la salida de la luna, la silueta de una montaña a contraluz… Y mientras lo haces, la sólida coraza que protege tu corazón se fundirá y tu corazón rebosará de sensibilidad y delicadeza. Se desvanecerá la oscuridad de tus ojos, tu visión se hará clara y penetrante y al fin sabrás lo que es el amor».

Cuando las ideas callan, las expectativas caen y los recuerdos se desvanecen, la realidad nos sorprende y es mucho mejor de lo que pensamos. Renueva tu modo de mirar y de abordar el tiempo y los cambios. Donde hay amor, allí hay visión. Deconstruye.

2 Comentarios
  • SONIA Romero
    Posted at 10:29h, 09 diciembre Responder

    Precioso, gracias por compartirlo.

    • Admin
      Posted at 13:46h, 09 diciembre Responder

      Gracias también a ti, Sonia, por leerlo y recibirlo. Lo sencillo y lo cotidiano contienen una hondura de la que podemos aprender mucho. Un abrazo.

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies