Deconstruye | Mi sobrina es tendencia
508
post-template-default,single,single-post,postid-508,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Mi sobrina es tendencia

@RuralWoman

Todos los días los medios nos informan de noticias poco alentadoras. También en los corrillos del pueblo se habla de desencuentros, de rencillas o de males, muertes y enfermedades del vecindario. El desánimo y la desesperanza nos acechan. A la vez, estamos rodeados de información superficial convertida en tendencia: los goles de nuestro equipo, las miles de dietas que florecen con los primeros rayos de sol, o los grandes almacenes que nos anuncian el cambio de estación. ¿En qué van a mejorar estas noticias nuestra vida cotidiana?

Aunque no atendamos a ellas, día a día asoman historias amables de personas sencillas haciendo cosas pequeñas que sí pueden cambiarnos y cambiar nuestro mundo. Estas historias merecen ser narradas porque nos recuerdan lo importante. Por eso Rut es noticia –buena noticia- desde que nació. Los médicos creían que no viviría, pero nació atravesando la oscuridad de la noche para ser hija del día. No, no es una súper-heroína; al contrario, es muy frágil y ahí reside su enorme fuerza.

Elegí su nombre, que significa compañera fiel, recordando a aquella mujer viuda y migrante a la que le esperaba un futuro difícil e incierto en el Israel de los poderosos, los varones y los puros de sangre. Mi sobrina hoy nos acompaña para que no olvidemos lo bueno de los caminos desestimados que hemos de recorrer y la bendición que los atraviesa.

Hace un par de meses su único riñón dejó de funcionar y tras largas semanas de diálisis, la esperanza pasaba por un trasplante, que tuvo lugar hace poco. En estos días los teléfonos de toda la familia no han parado de sonar. La preocupación, el recuerdo, la hospitalidad y la continua oración de ateos, agnósticos y creyentes, han hecho que quienes la rodeamos experimentemos en lo cotidiano lo más sagrado: el amor que comparte el dolor. Ésta es la belleza que salvará al mundo y no otras bellezas con las que andamos tan (pre)ocupados.

Rut desborda con su vida nuestra capacidad de comprensión. La vulnerabilidad desarma nuestros códigos. En un mundo de plástico y ruido, la enfermedad nos hace seres de barro y silencio. Mi sobrina cuestiona nuestra lógica del control y el individualismo, para abrirnos a la lógica de la gracia y la generosidad, donde la clave está en el don.

La vida no nos pertenece, es un regalo y ella y sus padres lo saben. La enfermedad de Rut les ha enseñado a vivir con la esperanza propia de los seres desarmados, como diría Marcel. Su padre, con valor y generosidad, le ha donado el órgano sin hacer cálculos, con absoluta confianza y abandono. Elie Weisel sabía que el corazón más íntegro es un corazón roto y sus padres saben que cuando somos débiles, entonces somos fuertes.

Paradójicamente, alguien con tantas limitaciones nos supera en el gozo de vivir. Rut agradece la vida viviendo y su vitalidad es una lección. Le encantan los encuentros y las fiestas. En ellas se gasta, literalmente, riendo y gritando de júbilo. Disfruta juntándonos las manos, acariciando nuestros rostros y tendiendo puentes entre los mal avenidos. Sabe que el contacto sana; por eso duerme hecha un ovillo, pegadita a su hermano, del que está locamente enamorada. No tiene armaduras, ni personajes que representar, ni artificios, más allá de las alas de mariposa con las que vuela por toda la casa con su hermanita. Es tan tierna, tan transparente y auténtica, que moviliza la luz de quienes le rodean sin que ellos lo sepan.

El misterio de la vida se nos escapa. A nadie le gusta estar enfermo ni sentirse dependiente, pero la herida nos ayuda a entender que hay otros afuera de quienes dependen nuestras vidas (J. Butler). A menudo las situaciones que querríamos evitar se convierten en la puerta por la que irrumpe el milagro…

Gracias, nuestra pequeña Rut, por lograr que sigamos creyendo en los milagros. Gracias infinitas a quienes habéis acompañado con vuestra generosidad y solidaridad esta espera, haciendo que Rut se convierta hoy en tendencia.

Como dice la canción, bienvenida a casa, “pequeña gran revolución”.

 

17 Comentarios
  • ENCARNACION RAYA GARCIA
    Posted at 23:32h, 15 abril Responder

    Preciosas palabras que nos llegan al corazon,,ese corazon que cada dia nos gana nuestra “pequeña gran revolucion,”por favor sigue dandonos esa luz que nos hace el mundo un poco mas feliz….

    • Admin
      Posted at 11:28h, 16 abril Responder

      ¡Mil gracias también por tus preciosas palabras tan llenas de corazón, Encarni! Rut es un regalo de la Vida, que está revolucionando y alumbrando muchas vidas. El cariño y el amor que le tenéis forman parte de esa luz que se propaga e ilumina…
      Gracias por comentar, un abrazo y ¡buen día!

  • Sonia Romero
    Posted at 20:07h, 16 abril Responder

    Gracias @ruralwoman.
    Rut está llena de vida y eso es gracias a la familia tan bonita que tenéis.

    • Admin
      Posted at 21:18h, 16 abril Responder

      Qué bonito también tu modo de acoger esta experiencia, Sonia. Gracias por tomarte tiempo para leer y hacer eco de lo que hay en ti.
      Un abrazo enorme.

  • Eli
    Posted at 23:22h, 18 abril Responder

    Me alegro k todo valla bien, y que la pequeña se este recuperando. Un beso mu fuerte a esos padres y abuelos y demas familiaa porque ellos de una o otra manera an estado ahy el dia dia
    Un besoooo campeona

    • Admin
      Posted at 10:23h, 19 abril Responder

      ¡Muchas gracias, Eli! Tu cariño y alegría llegan a la familia para seguir con la recuperación.
      Un abrazo.

  • Teresa
    Posted at 09:10h, 19 abril Responder

    Ruth y su familia ha recibido parte del amor que los demás hemos sentido siempre por su parte. Todos somos un poquito Ruth, sus padres y hermanos

    • Admin
      Posted at 10:29h, 19 abril Responder

      Eso es, Teresa…
      Todo lo que se da se recibe y Rut y su familia no cesan de darse. El amor llama al amor y hace crecer lo vivido.
      Abrazo para todo el día 🙂
      ¡Gracias!

  • Javi
    Posted at 09:24h, 19 abril Responder

    Grandes palabras , cierto es que estamos tan ocupados en el día a día que no nos paramos a pensar ni un solo instante el regalo tan grande que es la vida y ejemplos de superación, de fuerza como el de RUT hacen que nos demos cuenta de lo verdaderamente importante.

    • Admin
      Posted at 10:44h, 19 abril Responder

      Grandes palabras también las tuyas, Javi. Gracias por verterlas para enriquecernos. Son también una llamada de atención para [des]conectar y descubrir la belleza que se nos regala en lo pequeño y cotidiano, que tan a menudo nos pasa inadvertida.
      Que no nos suceda aquello que decían:”la vida es eso que pasa mientras hacemos otros planes”.
      Un abrazo.

  • Sandra
    Posted at 09:57h, 19 abril Responder

    Preciosa manera de plasmar la historia de la pequeña. Rut y su familia han sido para todos un ejemplo de fuerza, superación y de mucho amor. Un besazo campeona.

    • Admin
      Posted at 10:55h, 19 abril Responder

      Gracias por detenerte a leer y comentar, Sandra! Hay personas que, con su modo de actuar, nos hacen entrar en contacto con toda la riqueza de vida y de amor que hay en la realidad.
      Otro besazo enorme.

  • Censi
    Posted at 18:06h, 19 abril Responder

    Mi princesa guerrera!! Como la echamos de menos por el cole.
    Que suerte tiene de teneros..
    Emotivas letras y preciosa canción.

    • Admin
      Posted at 18:27h, 19 abril Responder

      Rut tiene suerte de tener a su familia y también de tenerte a ti, Censi, a la seño Susana y a toda la comunidad del cole que con tanto amor la ayudáis a desplegar lo que es.
      La diversidad y la diferencia nos enriquecen mucho.
      Un abrazo y gracias por escribir.

  • Reyes
    Posted at 00:56h, 20 abril Responder

    RUT es una campeona. Siento una gran admiración por ella y toda su familia. Su risa, sus juegos, las ganas de aprender y … de vivir la vida contagian a los que la rodean. Un fuerte abrazo.

    • Admin
      Posted at 17:31h, 20 abril Responder

      Es verdad que la energía de Rut contagia, Reyes. La vida siempre se expande cuando hay alguien que, como tú, la sabe acoger. Es un viaje maravilloso de ida y vuelta, sin moverte del sitio 🙂
      Otro abrazo y gracias por comentar.

  • Olmos
    Posted at 14:46h, 20 abril Responder

    Qué privilegio es para nosotros ser partícipes de toda esta “buena noticia” incluso desde antes de que Ruth naciera, ser testigos de esta historia llena de milagros y quedar deslumbrados por la plenitud de la presencia del Amor. Gracias a Dios y gracias a vosotros

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies