Deconstruye | El [dispar]arte de emprender
672
post-template-default,single,single-post,postid-672,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

El [dispar]arte de emprender

El [dispar]arte de emprender

Luis Aranguren |

En el texto informativo de un Máster sobre emprendimiento se puede leer que “está diseñado para profundizar en las claves en las que se asienta el emprendimiento como forma de pensar, de hacer y de ser”. Hace dos años fui expulsado del mercado laboral y no me quedó otra que trabajar como autónomo. ¡Bienvenido a la emprendiduría!  Sin querer, y casi sin darnos cuenta, se nos cuela que no hay más forma de ser, hacer y pensar que la del “háztelo tú mismo”. Hay un emprendimiento que se apoya en las élites y segrega a la sociedad por arriba, y hay un emprendimiento que fomenta la precarización laboral y existencial y que segrega por abajo. De una misma palabra emana la doble jugada para perpetuar la desigualdad social.

Y, sin embargo, me rebelo contra esa forma se ser, pensar y hacer. El neoliberalismo pervierte a la ética cuando secuestra la excelencia y la convierte en arma de segregación desde la esfera educativa. Esa es la cuna del emprendimiento: “yo me lo guiso, yo me lo como”. Se ha confundido excelencia con la ley del más fuerte, lo mejor con lo más poderoso, las competencias personales con la competitividad, la ética con la econometría. Ejemplo de todo ello es el tipo de valores que destila el buen emprendedor que, en su insensatez, confunde con tanta facilidad valor y precio, pero nadie le llamará necio. En efecto, la emprendiduría se forja en la ambición desmedida, el espíritu combativo, la agresividad, y ese querer ser el primero que nos enseñaron desde pequeñitos. Nos lo recuerda José Agustín Goytisolo:

¡Anda muchacho y dale duro!

La tierra toda, el sol y el mar,

son para aquellos que han sabido

sentarse sobre los demás.

En la cultura de la banalidad los nuevos programas de filosofía ya hablan de “filosofía del emprendimiento”. Si esto es salvar a la Filosofía y a las Humanidades, casi mejor no tocarlo. Por lo demás, el emprendimiento esconde un tipo de liderazgo que fomentará el trabajo en equipo, pero que no creará comunidad colaborativa; que tenderá a escuchar, pero que no soportará la discrepancia; que ofrecerá recursos, pero que difícilmente planteará un horizonte de sentido donde la felicidad y la justicia se besen. No será un liderazgo acuerpado ni ejemplar.

La ola de emprendimiento que nos invade nace bajo capa de formación integral y felicitante, pero en realidad esconde el vasallaje del puesto que ocupa un país como España en el concierto internacional, y el tipo de economía y cultura laboral al que estamos abocados, nos guste o no. A ello hay que sumar que emprendimiento e innovación se acompañan en esa fascinación por lo instrumental que eclipsa preguntarnos por los por qué y los para qué de nuestras acciones.

¿Cabe otra forma de pensar, ser y hacer como emprendedores? En lo que a mí respecta, en ello estoy. Y lo primero que creo hemos de hacer es bajar del pedestal al que universidades católicas y gentes bien pensantes han colocado al emprendimiento. Y que lo tengamos en estima relativa, es decir, que haga relación con aquellos valores que realmente promuevan el bien común, las redes colaborativas, el cuidado de lo débil, la inclusión en todas sus formas y posibilidades. En la filosofía que yo estudié esto se llama saber distinguir entre fines y medios. Y uno de los objetivos de una nueva forma de entender el emprendimiento es trabajar desde la lógica ganar-ganar, desterrando carrerismos y competitividades que ningunean al otro. Así, el emprendimiento tendrá valor si lo supeditamos a empresas humanas donde el beneficio relacional y económico sea compartido.

 

 

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies