Deconstruye | Soy algo más que una enfermedad
1130
post-template-default,single,single-post,postid-1130,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

Soy algo más que una enfermedad

@Andrius (aprendiz de Diotima) |

“Luchadora”, “valiente”, “menuda batalla estás librando”, … son adjetivos y expresiones que mucha gente, demasiada a veces, te dice para definir lo que estás pasando… Una enfermedad dura, difícil, larga y muchas, pero muchas veces, mortal. No me gusta escuchar esas palabras de grandeza para definir esto que estoy viviendo. Primero, porque no saben por lo que estoy pasando; segundo, porque no me veo así y no quiero verme así (y esto también lo escucho cuando lo hablo con otras gentes que tienen esta enfermedad).

Ni siquiera sé si quiero definirme, pero sí que quiero sentirme. Y me siento sufriendo, llorando, protestando, interrogando y también, muchas veces, riendo, jugando, hablando… y lo que realmente quiero es VIVIR, simple y llanamente vivir. No quiero ser valiente, ni luchadora, si es por y para sobrevivir. Desgraciadamente me está tocando tener este cáncer como compañero de viaje y, mal que me pese, no puedo decidir que se vaya, pero sí puedo decidir cómo quiero vivir esta enfermedad.

Ojalá –·in sha allah, dicen los árabes-, se descubra pronto una cura y esto sea un mal momento de mi vida; pero por el momento, lo que quiero es poder vivir la vida al son de la lluvia que cae y eso me está llevando a aprender a aprovechar cada rato, a intentar vivir cada momento sin pensar en lo que tengo -que a veces, muchas veces, me sobrepasa-, sino pensando en lo que me gustaría tener ¡Soñar! Porque también puedo soñar, tenemos que soñar.

Tengo un futuro por delante y todo el tiempo que sea… El tiempo no tiene prisa, ni reloj y quiero ir mirando a cada lado, no sólo de frente. Quiero mirar a los lados como los niños y niñas miran a través del cristal en el tren, en el coche, en el autobús, descubriendo nuevos paisajes y colores. No quiero perderme lo maravilloso que esté por llegar, ni lo no tan maravilloso, porque cada día tiene su propio afán. No soy una enfermedad, no es ella la que me vive a mí; tengo una enfermedad y yo la vivo a ella.

Hay situaciones en la vida extremas, que te hacen repensar la vida. Me niego a dar por hecho que esas situaciones tienen que ser negativas, dolorosas, de pérdida. ¿No sería mejor pensar y aprender a vivir tal cual se nos va dando la vida, sabiendo que estamos de paso, que no somos inmortales y, según sea la espiritualidad de cada una, creer que habrá o no habrá algo más allá, que nuestro cuerpo desaparecerá, pero algo quedará, algo perdurará?

¿Podemos evitar el sufrimiento? Pues parece que no. El sufrimiento forma parte de la vida. Como escuché hace poco a un amigo: hay aprendizajes que sólo el sufrimiento puede enseñar y estos se van metabolizando poco a poco y, tal vez, en algún momento podamos llegar a construir desde ese lugar de sufrimiento.

Por último, todo esto no se puede llevar sola. Para mí han sido de gran ayuda y apoyo todas las personas que están a mi lado, más cerca y más lejos, que siempre están ahí: mi familia, mis amigas y amigos y las profesionales que cada día dedican su vida al cuidado de las personas. Me siento agradecida a todo el personal del Hospital Infanta Leonor, las enfermeras del Centro de Día; a los oncólogos y oncólogas, por ese trabajo difícil de acompañar a enfermos de cáncer; y a las caras amables de la recepción del hospital de día, que siempre con una sonrisa y gran amabilidad nos atienden al llegar. Por todo ello y mucho más: GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

15 Comentarios
  • Inés Irene Abril
    Posted at 10:48h, 02 julio Responder

    Maravilloso, gracias

    • Andrius
      Posted at 11:23h, 04 julio Responder

      Gracias a ti amiga.

  • Juan Pedro Bermejo Jodar
    Posted at 11:16h, 02 julio Responder

    Qué linda!!! Gracias por compartirlo. Eres un Sol!!!!

    • Andrius
      Posted at 11:23h, 04 julio Responder

      Gracias Periko, tú sí que eres un encanto.

  • De Los Mares
    Posted at 11:17h, 02 julio Responder

    Como compañera de camino de Andrius, cada día constato que vivir y sentir así la enfermedad, no solo da alas a quien la «sufre» sino que sus aprendizajes y sabiduría nos impregnan a quienes caminamos al lado. Eskerrik asko!

    • Andrius
      Posted at 11:24h, 04 julio Responder

      Gracias compañera, como tú bien dices muchas veces la vida es una regalo y como tal regalo hay que vivirlo.

  • Elisa Jiménez
    Posted at 11:23h, 02 julio Responder

    GRACIAS a tí, por enseñarme cada dia, por ser como eres, por cuidarme, por todo eso y más TE QUIERO!!!

    • Andrius
      Posted at 11:36h, 04 julio Responder

      El cuidado es mutuo., y seguiremos caminando juntas.

  • Marcelo Rico Jiménez
    Posted at 11:40h, 02 julio Responder

    Sabías palabras y bonita reflexión de una persona que no hace otra cosa de aprender de esta vida, la que nos toca, la de vivir al son de la lluvia, gracias por enseñarme y sobre todo por tenerte, gracias Hermanita.

    • Andrius
      Posted at 11:34h, 04 julio Responder

      Gracias a ti Hermano, que siga cayendo mucha lluvia y si es de la buena mejor que mejor.

  • Ana Alpuente Oses
    Posted at 12:52h, 02 julio Responder

    GRANDE, GRANDE, GRANDE!!!!! Gracias por abrirte en canal y compartirlo. Te queremos

    • Andrius
      Posted at 11:37h, 04 julio Responder

      Gracias a ti amiga, y compañera de fatigas. Tu sabes bien de lo que hablo.

  • Ángel
    Posted at 07:55h, 03 julio Responder

    Gracias @Andrius por compartir cómo te sientes. Cierta esta afirmarción «No sería mejor pensar y aprender a vivir tal cual se nos va dando la vida?»… nos empeñamos en construir desde imaginario, desde el deseo,… y es bueno construir desde ahí, desde la utopia… pero… al mismo tiempo, con esta derivada de la terquedad de la vida que hay que integrar… y en este cruce de utopías y terquedades tú eres un gran maestra. Un beso

    • Andrius
      Posted at 14:04h, 04 julio Responder

      Gracias amigo, me gusta eso que dices de integrar esa terquedad de la vida que nos lleva por caminos insospechados.. Un abrazo.

  • Aitor
    Posted at 19:29h, 15 julio Responder

    Una reflexión muy certera y realista. Sin duda, en nuestra sociedad actual se positiviza a veces demasiado en cuestiones que, quizá, deberíamos atender en toda su crudeza, pues sólo así seremos un poco más libres.
    Un abrazo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies